Moneda de cambio energético


En otros idiomas: EnglishFrançais

La energía de las fuentes primarias casi siempre se transforma en diferentes formas para facilitar su uso, transporte o almacenamiento. Estas formas se denominan monedas energéticas o monedas de cambio energético. Varios autores han introducido la idea de moneda de cambio energético como una manera de pensar sobre estas útiles formas intermedias de energía.[1]

El ser humano extrae la energía primaria de la naturaleza y acaba convirtiendo esta energía en un servicio energético. Las fuentes de energía primaria incluyen los flujos de energía primaria (como la energía solar) y los combustibles primarios (como el gas natural sin procesar). El servicio energético es lo que mantiene una sociedad de alto consumo de energía (a través de la calefacción, el transporte, etc.). Estas formas intermedias, las monedas de energía, se utilizan porque son energías flexibles y transportables, lo que permite trasladar el suministro de energía a casi cualquier lugar.[1] Por ejemplo, aunque es agradable disfrutar de la luz del sol, ésta no recarga la batería de un teléfono móvil; se necesita alguna tecnología de conversión de energía para llevarla a la forma específica (y luego trasladarla con tecnología de distribución de energía, como las tuberías o la red eléctrica). La forma que contiene esa energía procedente de la tecnología de conversión energética se denomina a veces moneda energética. Al fabricar una moneda energética siempre hay alguna pérdida de energía, a menudo debido a la segunda ley de la termodinámica.

Fig. 1. Un diagrama de cómo la energía llega desde el sol a los servicios energéticos que se utilizan a diario. Las monedas energéticas, como la electricidad y la gasolina, son un paso fundamental.[2] Sin la etapa de las monedas energéticas, la energía primaria no podría convertirse en el servicio energético.

La electricidad, el gas natural procesado y la gasolina son las monedas energéticas más relevantes, y se derivan de la energía primaria. Estas monedas energéticas son más fáciles de convertir en trabajo útil que la mayoría de las energías primarias. Por ejemplo, se puede quemar un trozo de carbón para iluminar una casa, pero es mucho más limpio (al menos para la sala de estar) quemar ese trozo de carbón en una central eléctrica y enviar la electricidad a través de la red a la casa.

Las monedas energéticas son flexibles; pueden utilizarse para muchos servicios energéticos. Por ejemplo, la electricidad es mucho más flexible que la energía eólica. Cuando un hervidor eléctrico hierve agua, el agua hierve igual si la electricidad procede del carbón, de la energía nuclear, de la biomasa, del viento o de la energía hidráulica. La electricidad también podría haber servido para jugar a un videojuego. Vea más en el artículo "La electricidad como moneda energética".

Esta flexibilidad de uso significa que, en general, la cantidad de moneda energética que utiliza el mundo está creciendo más rápido que el uso de la energía primaria. En otras palabras, el porcentaje del uso de la energía que se destina a la electricidad está aumentando (el uso de la electricidad está aumentando más rápido que el uso de la energía). En todo el mundo, cada vez más energía se convierte en monedas energéticas por su utilidad. Visite el artículo sobre las tendencias de las monedas energéticas para obtener más información.

Ejemplos de Monedas Energéticas

Electricidad

La moneda energética más relevante en la sociedad es la electricidad. La electricidad es flexible, fácil de usar para casi todo y está hecha específicamente para el transporte y uso de la energía. La electricidad nunca se agotará porque los electrones no se agotan; sólo transportan energía al moverse. Siempre se puede poner más energía en los mismos electrones una y otra vez, y sacarla para utilizarla en más servicios energéticos.

Productos Petrolíferos

La gasolina, el diésel y el queroseno también son monedas energéticas. Aunque no son tan flexibles como la electricidad, son una forma intermedia de energía que se produce específicamente para permitir un uso fácil de la energía química almacenada.

Hidrógeno

Muchos hablan de utilizar el hidrógeno molecular como moneda energética (es decir, el hidrógeno como molécula, en lugar del hidrógeno como átomo), pensando que el hidrógeno se convertirá en una moneda energética cada vez más importante[1] (y algunos no están de acuerdo[3]).

Gas Natural

La idea de una moneda energética se vuelve más confusa con el gas natural. El gas natural se utiliza con un procesamiento mínimo, y no se habla mucho de la distinción entre el gas natural sin procesar y el gas natural procesado. Dicho esto, el gas natural sin procesar debe someterse a un proceso de transformación en una planta de procesamiento de gas natural. El gas natural sin procesar se extrae del suelo y sería un combustible primario. El gas natural procesado se utiliza para la calefacción o para los vehículos que utilizan gas natural para funcionar. El gas natural es bastante flexible y se utiliza para (entre muchas posibilidades): generación de electricidad, calefacción doméstica y cocina.

En resumen, cuando se extrae del suelo, antes de ser procesado, el gas natural (gas natural sin procesar) es primario, pero el gas entregado para su uso por los consumidores (gas natural procesado) es una moneda energética.

Combustible Nuclear

El combustible nuclear no se considera una moneda energética aunque se considere un combustible secundario. El combustible nuclear es un combustible secundario porque las centrales nucleares no pueden utilizar el mineral de uranio en bruto como combustible; el mineral tiene que ser procesado en pellets de combustible. El combustible nuclear es una forma intermedia de energía que facilita su uso. Esta forma de combustible es bastante inflexible; el combustible nuclear suele tener que colocarse en un tipo específico de reactor nuclear, y no sirve cualquier reactor. Esto significa que, aunque es una forma intermedia, no es una moneda energética, porque proporciona electricidad (y quizás calor algún día) pero el combustible nuclear en sí mismo no se utiliza para proporcionar servicios energéticos (como calefacción, transporte, etc.).

Ver Lecturas Adicionales

Referencias

  1. 1,0 1,1 1,2 Scott, Smelling Land, 1st edition. Vancouver, Canada: Canadian Hydrogen Association, 2007
  2. Este dibujo fue realizado por Xining Chen para este sitio web en agosto de 2014 y se utiliza con su permiso.
  3. McMahon, Emperor's New Hydrogen Economy, 1st edition. iUniverse, Inc., 2006

Autores y redactores

Ethan Boechler, Allison Campbell, Alba Fano-trabanco, Jordan Hanania, Isaac, James Jenden, Stacy Muise, Luisa Vargas Suarez, Dayna Wiebe, Jason Donev
Última actualización: 21 septiembre, 2021
Generar una referencia