Energía de uso final


En otros idiomas: EnglishFrançais

La energía de uso final es la energía directamente consumida por el usuario, a diferencia de la energía primaria, que es la que se obtiene directamente de los recursos naturales. La energía de uso final incluye la electricidad, la gasolina, y el gas natural. La energía primaria suele tener una forma difícil de extraer para el consumidor, por lo que se utiliza la tecnología de conversión de energía para cambiar su forma. Cuando se analiza el uso de la energía por sectores, algunas organizaciones reportan la energía de uso final y otras la energía primaria. Para un análisis detallado, véase contabilidad primaria vs. contabilidad de uso final.

El perfil completo de la energía de uso final de un país suele denominarse consumo final total. Suele ser una recopilación de cuánto utiliza cada uno de los siguientes elementos:

Fig. 1. Este diagrama[1] muestra cómo el Suministro Total de Energía Primaria (la energía primaria) se convierte en el Consumo Final Total (energía de uso final). Varias fuentes de energía primaria se combinan en el suministro total de energía primaria (STEP). A continuación, la energía primaria se transforma con tecnologías de conversión de energía, como las centrales eléctricas y las refinerías, para convertirse en monedas de cambio de energía.

Electricidad

La electricidad es el ejemplo más claro de la diferencia entre la energía de uso final y la energía primaria. La energía primaria es la que se utiliza para producir electricidad, mientras que la energía de uso final es la cantidad de electricidad que utilizamos. Son dos cantidades muy diferentes. Una central eléctrica típica funciona con un 33% de eficiencia. Esto significa que las centrales eléctricas consumen tres veces más energía en combustible (como el carbón) que la cantidad de energía producida en forma de electricidad.

Transporte

La distinción entre energía primaria y energía de uso final es más sutil en el caso de los combustibles para el transporte. La cantidad de energía disponible es bastante similar en ambos tipos porque se pierde comparativamente poca energía al convertir el petróleo crudo en combustibles de transporte, por lo que el transporte constituye una pequeña parte de la energía primaria. En otras palabras, la gasolina, el diésel, y el queroseno tienen aproximadamente la misma cantidad de energía química que el petróleo o el betún tendrían como combustibles primarios. Desde el punto de vista químico, hay diferencias en la estructura de las moléculas de estos combustibles secundarios con respecto al petróleo original.

Visualización interactiva de datos

La siguiente visualización de datos muestra el consumo final total de energía en diferentes países. Obsérvese cómo los distintos países utilizan más o menos electricidad, o productos petrolíferos (como la gasolina o el diésel).

Ver lecturas adicionales

Referencias

  1. Creado internamente por un miembro del equipo de Energy Education.

Autores y redactores

Ethan Boechler, Fatima Garcia, James Jenden, Luisa Vargas Suarez, Dayna Wiebe, Jason Donev
Última actualización: 9 noviembre, 2021
Generar una referencia